Entrevista en la revista Proyecto diseño

A propósito de la exposición de sillas "Me Siento Bien"
Revista Proyecto Diseño

No hay muchas exposiciones sobre sillas en el panorama local, entonces ¿cómo surgió este proyecto?

Justamente surge del deseo de crear un espacio para hacer visible la producción de los diseñadores locales, que tienen pocas oportunidades de dar a conocer su trabajo. La red de salas de exposición de la Cámara de Comercio de Bogotá Artecámara, a partir de este año abrió su sede del Salitre para la difusión del diseño desde diversos frentes, para lo cual convocó a varias personas involucradas en este medio para que propusiéramos una exposición.
Yo creo que se pueden hacer exposiciones casi de cualquier cosa, y todas las cosas son susceptibles de convertirse en un tema de estudio. Siento un particular interés por los objetos de uso cotidiano, que tienden a ser invisibles y tal vez en eso radica su belleza. Por esto tomé como excusa un objeto que en apariencia no es muy complejo, si se le compara con un puente o un carro, pero que resume todos los retos que enfrenta un diseñador: funcionalidad, métodos de producción, materiales y por supuesto, estilo. Como la silla es uno de los pocos objetos que puede dar cuenta de la época y el lugar en que fue hecha, creo que encontré una buena excusa para echar un vistazo al estado del diseño colombiano.

“Me siento bien” tiene en el fondo un mensaje positivo, ¿se pretende hacer una manifestación optimista sobre el diseño o cuál es la esencia conceptual de esta exposición?

Es un juego de palabras que alude al bienestar que se siente con las cosas que están bien hechas, y ver que hay tantos diseñadores haciendo excelentes productos indudablemente es una señal positiva que demuestra las capacidades, el talento y la proyección del diseño colombiano, que está al nivel mundial y tiene todas las herramientas para combatir la avalancha de productos importados de dudosa calidad que llenan los almacenes.

¿Qué tan fácil o difícil fue la selección de los diseñadores? ¿qué condiciones se establecieron para escogerlos?

Se hizo una investigación a partir de diversas fuentes (revisión de publicaciones, visitas de campo, excavaciones en internet, interrogatorios a amigos arquitectos, etc.) y se eligieron seis estudios de diseño activos con una producción importante de mobiliario y un taller de sillas para involucrar a la academia. Al principio no tenía muy claro lo que estaba buscando, pero a medida que fui encontrando a los diseñadores logré identificar lo que me interesaba mostrar: calidad en el diseño, rigor en la factura y la cualidad de estimular en el usuario esa sensación de bienestar que mencioné arriba.

¿Qué se les pidió a los diseñadores hacer? ¿son nuevos diseños?

Algunos mostrarán piezas que ya existían antes de la invitación y otros aprovecharán para exhibir diseños nuevos, por esto algunas piezas ya tienen producción, mientras otras son prototipos.

El diseño de sillas es un campo de acción clásico de diseñadores y arquitectos, en Colombia hay trabajos destacados pero esporádicos, ¿pretende esta exposición hacer una reflexión sobre este tema?

Más allá de la reflexión sobre los trabajos destacados, la exposición pretende acercar a la gente al diseño desde un lugar donde pueda dimensionar su importancia y su relación con el entorno histórico y cultural, desde un objeto que le es familiar pero cuya historia desconoce; aparte de ser una muestra de aciertos, la exposición ofrece una revisión histórica de la silla a través de una infografía. Adicionalmente se enriquecerá la muestra con una conferencia del maestro Guillermo Restrepo, quien constituye una autoridad en el tema del mobiliario, y con un taller de construcción colectiva en cartón reciclado por Samuel Córdoba de la Fundación Promedio, para señalar también la importancia de los recursos y los materiales.

¿Identifica algún hilo conductor o de identidad entre los diseños presentes en esta exposición?

Creo que hay en cada caso un equilibrio entre la labor artesanal del oficio y la proyección profesional del producto masivo que busca recuperar y potenciar saberes tradicionales de forma novedosa.

¿Qué comentario nos podría hacer sobre materiales, formas y texturas presentes en la exposición?

Como la muestra reúne sillas de uso tanto interior como exterior hay maderas y telas, pero también metales (tubos galvanizados, hierro forjado) y plásticos. Además, hay una silla hecha con cartón reciclado. Esa gastada noción de que Colombia es un país riquísimo en recursos de repente se llena de sentido, porque la riqueza no solo consiste en tener los materiales, sino en el ingenio para sacarles provecho.

Después de ver las sillas, ¿cómo nos sentamos y cómo nos sentimos los colombianos?

Muy bien. Espero que luego de visitar la exposición quienes vayan se sientan bien apoyando el diseño colombiano con su presencia.

¿Se prevén otras temporadas de la exposición?

Por ahora no, pero esperamos poder seguir trabajando en esa dirección.

Nobara Hayakawa es también la directora del PechaKucha Night Bogotá, que este año se realizo el 1 de agosto en la Universidad de Los Andes.

Sobre el PechaKucha, ¿cuál fue el balance del evento?, ¿cómo ven los diseñadores participantes el panorama del diseño en Colombia?

El más reciente volumen, celebrado en la Universidad de los Andes, tuvo una convocatoria enorme, y creo que ese es un claro indicador de que la gente está interesada en lo que hacen otras personas. La sensación final, tanto de participantes como del público, es que hay muchas posibilidades de acción en el campo de la creatividad, es una noche muy estimulante para todos los involucrados.

¿Qué otros proyectos está trabajando actualmente?

Estamos colaborando en la configuración de la programación de La Otra Radio, la emisora de La Otra Bienal – Arte Contemporáneo, que se celebrará del 7 al 30 de noviembre en los barrios La Perseverancia, La Macarena y Bosque Izquierdo en Bogotá, y empezando a organizar el volumen 11 de PechaKucha Night Bogotá, que será el 14 de Noviembre en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, gracias al entusiasmo de Alejandro Piscitelli.

¿Desde su visión como curadora cómo ve el estado del diseño colombiano?

Creo que hay mucha gente talentosa y trabajadora fortaleciendo el gremio desde su frente personal, y espacios como el que abre Artecámara constituyen un importante apoyo para su crecimiento; estoy convencida de que esta es una oportunidad muy valiosa para que la gente se acerque al diseño sin la inhibición que a veces imponen las tiendas de diseño o el entorno puramente comercial de los espacios feriales. En la medida en que los usuarios conozcan mejor los productos podrán tomar mejores decisiones, para beneficio de todos y mejorando su calidad de vida.

Expositores

Samuel Córdoba
Reinhard Dienes Studio
DosUno Design
Perceptual Studio
Mariana Vieira
Guillermo Restrepo
Workshop de sillas Departamento de Diseño y PEI – Pontificia Universidad Javeriana